Subvenciones para la creación de agrupaciones de productores de productos agroalimentarios en Castilla-La Mancha

El plazo para la solicitud de estas ayudas comienza el 15 de septiembre y finaliza el 14 de noviembre de 2017

La Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural ha convocado las ayudas destinadas a la creación de agrupaciones de productores de productos agroalimentarios en Castilla La Mancha para comercializar conjuntamente uno o varios productos agroalimentarios. Para ello, deberán diseñar un plan empresarial de entre 3 y 5 años, que contenga acciones en diferentes ámbitos y con un claro objetivo de rentabilidad.

La subvención consistirá en una cantidad fija que se abonará en tramos anuales, coincidentes con las anualidades del plan empresarial de comercialización conjunto. La ayuda será decreciente de manera anual y lineal a razón de un 10% por cada año que se cumpla del plan empresarial. Así, si se aprueba la subvención, en el primer año se abonaría el 10% del valor medio de la producción comercializada por los miembros de la APPaa de forma individual en los 3 años anteriores a su incorporación a aquella y al reconocimiento, con un máximo de 100.000 euros. En el segundo año sería el 10% del valor de la producción total comercializada por la agrupación en el segundo año de ejecución, con un máximo del 90% de la ayuda concedida en el año 1, y así sucesivamente y según la duración del Plan realizado.

El procedimiento de concesión de la subvención es por concurrencia competitiva, lo que supone que todas las solicitudes serán valoradas de manera individual y se asignará a cada una puntuación, con la que se realizará una lista priorizada, a efectos de la distribución del presupuesto de la convocatoria.

Para la valoración de cada solicitud se aplicarán unos criterios de valoración fijados por la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, que fijan los puntos que se dan a las solicitudes. En este sentido, los autónomos, comunidades de bienes, sociedades limitadas y sociedades anónimas de la industria agroalimentaria de nuestra región están discriminadas frente a otras formas de empresas, como las cooperativas o las Eapir (entidad asociativa prioritaria de interés regional), al tener una menor puntuación, de entrada, por tener esa forma de empresa. De esta manera, una agrupación de productores en las que al menos un participe sea cooperativa o Eapir, ya de entrada cuenta con 4 ó 5 puntos más de valoración que una agrupación de productores que no tenga entre sus miembros alguno con estas formas de empresa. Y ello tendrá su efecto en esa lista priorizada y la posterior aplicación del presupuesto fijado por convocatoria.